Multas Laborales

Wolfenson Abogados brinda asesoría legal y orientación a sus clientes que han sido objeto de multas laborales.

En general no son pocas las veces en que las empresas se ven afectadas por procedimientos de fiscalización por parte de la Inspección del Trabajo, procedimientos que lamentablemente en muchos casos terminan con la aplicación de sanciones y multas al empleador o ciudadano fiscalizado, ante estas sanciones toda persona tiene el derecho de recurrir en contra de ellas, ya sea reclamando judicialmente o bien administrativamente.

 

Wolfenson ofrece asesoría jurídica a aquellas empresas que se vean afectadas por multas de la Inspección del Trabajo, ya sea recurriendo ante la misma Inspección del trabajo de forma de solicitar la reconsideración o sustitución de la misma, o recurriendo directamente ante los tribunales laborales. Todo lo anterior de forma de evitar multas que muchas veces pueden ser millonarias y traer consecuencias desastrosas para la empresa.

A continuación presentamos una guía legal para brindarle orientación sobre las multas laborales:

¿Puede la Inspección del trabajo cursar multas a mi empresa?

La fiscalización del cumplimiento de la legislación laboral y su interpretación corresponde a la Dirección del Trabajo, sin perjuicio de las facultades conferidas a otros servicios administrativos en virtud de las leyes que los rigen. En el contexto anterior los inspectores de la Inspección del trabajo pueden aplicar administrativamente sanciones o multas que establece la legislación laboral a la empresa, ante infracciones a la legislación vigente. Estas sanciones son cursadas por los inspectores del trabajo o por los funcionarios que se determinen en el reglamento correspondiente. Funcionarios que tienen la calidad de ministros de feEn cuanto a las sanciones, las infracciones al Código del Trabajo y a sus leyes complementarias, que no tengan señaladas una sanción especial, son sancionadas según la gravedad de la infracción y de acuerdo a su tamaño. Es así que las Multas, aparecen como una sanción administrativa aplicada por un fiscalizador del Trabajo, al constatar una infracción a la legislación laboral, previsional, de salud y o higiene y seguridad. Para las micro (aquellas que tengan de 1 a 9 trabajadores) y pequeñas empresas (aquellas que tengan entre 10 a 49 Trabajadores) la sanción ascenderá de 1 a 10 unidades Tributarias mensuales, para las medianas empresas (aquellas que tengan entre 50 a 199 trabajadores) la sanción será de 2 a 40 unidades tributarias mensuales, y para las grandes empresas (aquellas que tengan 200 o más trabajadores) la sanción será de 3 a 60 unidades Tributarias mensuales, todo sin perjuicio de las multas que tengan una sanción especial, en cuyo caso el rango se puede duplicar y triplicar.

 

¿Qué puedo hacer ante una Multa de la Inspección del Trabajo?

Cuando una empresa se ve afectada por procedimientos de fiscalización por parte de la Inspección del Trabajo que terminen en la aplicación de sanciones y multas al empleador o ciudadano fiscalizado, existirá el derecho de recurrir en contra de ellas dentro de los plazos que permite la ley, ya sea judicial o bien administrativamente, siendo para ello siempre aconsejable concurrir ante un abogadoPara efectos de accionar en contra de la multa, los plazos para interponer la reclamación en contra de la resolución de la Inspección del Trabajo que aplica la multa es de 15 desde la notificación de la misma, para efectos del reclamo judicial ante los Tribunales Laborales por la vía del procedimiento de aplicación general o monitorio, según el caso, o de 30 días corridos desde la notificación, para la reconsideración administrativa ante la misma Inspección del Trabajo. Sin perjuicio de que también exista la posibilidad de solicitar la sustitución de la multa en ciertos casos y que en ciertos casos, cuando hablamos de micro y pequeña empresa y el fiscalizador del trabajo constate una infracción, que no ponga en riesgo inminente la seguridad o la salud de los trabajadores podrá conceder un plazo de, a lo menos, cinco días hábiles para dar cumplimiento a las normas respectivas.

 

¿Cuáles son la vías para reclamar?

- Ante los Tribunales Laborales: La resolución que aplique la multa administrativa podrá ser reclamada por el afectado ante el Juez de Letras del Trabajo, dentro de los quince días corridos, contados desde la fecha de notificación de la multa y habiendo pagado en arcas fiscales la tercera parte de la multa que se reclama, acompañándose a la demanda el comprobante de dicho depósito. Esta reclamación ante los tribunales laborales debe dirigirse en contra del Jefe de la Inspección Provincial o comunal a la que pertenezca el funcionario que aplico la sanción.

- Ante la Inspección del Trabajo: El empleador que no recurrió a la vía judicial, podrá solicitar dentro del plazo de treinta días corridos la reconsideración de la multa, que se deje sin efecto o se rebaje, según el caso (Si el empleador optó por ejercer la vía judicial de reclamación de multa, no puede solicitar la reconsideración administrativa para que se deje sin efecto o se rebaje la multa.)

En el caso que no se hubiere recurrido de reclamación judicial y no se hubiere solicitado sustitución de la multa, es posible como adelantamos solicitar a la misma Inspección del trabajo una reconsideración de la multa, de la siguiente forma:

1.- Dejando sin efecto la multa, cuando aparezca de manifiesto que se ha incurrido en un error de hecho al imponerse la multa.

2.- Rebajando la multa, cuando se acredite fehacientemente haber dado íntegro cumplimiento a las disposiciones legales, convencionales o arbitrales cuya infracción motivó la sanción.

Wolfenson Abogados otorga asesoría jurídica de excelencia en materia de multas laborales a empleadores.

Enlaces de interés sobre las multas laborales:

1.- Código del Trabajo

2.- Dirección del Trabajo de Chile

Wolfenson Abogados. Estudio Jurídico Chile.

Si necesita mayor información y asesoría jurídica respecto a las multas laborales, le invitamos a ponerse en contacto con nuestros abogados en Santiago. Estamos ubicados en Avenida Apoquindo 2930 en la comuna de Las Condes, Santiago de Chile.